Skip to main content

Complejos como el de orejas de soplillo que sufre un 5% de la población ya no son un problema sin solución, incluso si nos aterroriza la idea de entrar en un quirófano. Existen alternativas a la Otoplastia tradicional que pueden eliminar para siempre este complejo tan extendido entre hombres y mujeres.

Cuando una persona tiene un complejo evidente y visible como son las “orejas de soplillo”, supone algo más que un problema estético, para ellos es un problema social y de autoestima por el que han sido motivo de burla desde la niñez.

Por ello, la otoplastia es la intervención más realizada entre niños de 4 y 14 años. A esta edad, a los cuatro años, es cuando las orejas han terminado de formarse y han tomado ya la forma definitiva. Es ahora cuando muchos padres, asesorados por especialistas (psicólogo y pediatra), toman la decisión de operar las orejas para evitar así un problema psicológico mayor a medio o largo plazo.

El 54 % de las personas con “orejas de soplillo” han sufrido burlas

No solo los niños, cada vez son más adultos los que durante años han sufrido este tipo de complejo y deciden poner fin a este problema que afecta en la actualidad a un 5% de la población y del cual el 54% reconoce haber sido objeto de burlas y miradas indiscretas durante su vida (según un reciente estudio encargado por laboratorios Allergan).

Enfrentarse a un problema estético como éste ya no representa un trauma o una gran decisión, ya que las soluciones son muy cercanas y cada vez más accesibles.

Soluciones definitivas con y sin cirugía

Hoy en día, tanto la Otoplastia tradicional como otras soluciones definitivas a las orejas prominentes, son técnicas mucho más sencillas y seguras que hace años y pasan desapercibidas a los ojos de la gente.

Dos soluciones para un mismo problema

Existen dos soluciones para corregir de manera definitiva las “orejas de soplillo”. La Otoplastia tradicional y una novedosa técnica llamada Earfold que logra corregir el problema sin necesidad de entrar en quirófano y en menos de 30 minutos.

“Todo el mundo no se atreve a meterse en un quirófano y todavía menos si es un complejo que ya tiene asimilado desde la niñez, pero sí a esta persona le ofrecen una solución sencilla, rápida y con muy pocos riesgos, se lo piensa”. Afirma la  Dra. Conchita Pinilla

¿Qué diferencia hay entre una Otoplastia tradicional y Earfold?

Aunque el objetivo de las dos técnicas sea el mismo: acabar con la deformidad de una o las dos orejas, el procedimiento es muy diferente en uno y en otro caso.

Para empezar, es necesaria una visita con la Dra. Conchita Pinilla y será ella, después de un minucioso estudio, quien valore y vea la idoneidad del paciente para una y otra técnica.

Earfold, sin quirófano, en 20 minutos y para siempre

Se trata de una novedosa técnica patentada por los laboratorios Allergan con la que estamos teniendo muy buenos resultados en nuestra consulta de Zaragoza.

El método es muy sencillo, pero es imprescindible que lo realice un cirujano plástico, estético y reparador autorizado por el laboratorio.

 Tan sencillo como una grapa

Con anestesia local de la zona y mediante una pequeña herida de 4mm que luego se cierra con punto de sutura, se introduce un pequeño implante similar a una grapa de una aleación de níquel y titanio recubierto de oro de 24 quilates.

Esta “grapa” provoca en la piel el pliegue antihelix del que carece la oreja del paciente para que quede perfectamente pegada y alineada con la cabeza para siempre.

Earfold cirugía para las orejas

 

“En algunas ocasiones, dependiendo de la deformidad de la oreja, es necesario colocar dos implantes para alcanzar los resultados esperados”. Dra. Conchita Pinilla

El procedimiento completo se termina en media hora aproximadamente y al no haber sometido al paciente a una intervención quirúrgica, no se precisa baja laboral, ni tratamiento post operatorio. El paciente puede hacer vida completamente normal siguiendo las indicaciones que le dé la doctora.

Desde que comenzamos a realizar la técnica hemos añadido una modificación que aún la hace más segura e imperceptible, ahora la incisión la hacemos por la cara posterior de la oreja, lo que hace la cicatriz aún más invisible desde el primer momento.

Antes-después operación oreja

Otoplastia, una de las cirugías más agradecidas por el paciente

La otra técnica para acabar con el complejo de las orejas de soplillo es la Otoplastia, que puede realizarse de muchas maneras, y que, aunque es una intervención quirúrgica tradicional, nada tiene que ver con las cirugías que se realizaban hace unos años.

Por suerte, la ciencia avanza a grandes pasos y hoy en día, este tipo de intervenciones son más sencillas y mucho menos traumáticas para el paciente. Aunque se trata de una operación estética, no cabe ninguna duda que repercute directamente y de forma positiva en la autoestima y salud mental del paciente.

 

Intervención estética orejas de soplilloLa Otoplastia tradicional trata de remodelar los cartílagos del pabellón auricular, ya sea desde la superficie posterior de la oreja o desde la superficie anterior. Durante la intervención, que suele durar aproximadamente una hora y se realiza con anestesia local (salvo en casos de niños pequeños) y en quirófano, se extirpa el exceso de piel de la parte posterior, se remodela el antihélix y se asocia a otras maniobras si son necesarias, como disminuir la longitud de la concha o suturar la parte posterior de la concha al hueso sobre el que se encuentra la oreja, llamado mastoides.

Los puntos de sutura son intradérmicos y en la cara posterior y son imperceptibles casi siempre. Tras la intervención, el paciente tendrá que llevar una banda elástica a modo cinta de pelo, de manera continua unos cinco días y durante un mes por las noches. Por lo demás podrá hacer una vida completamente normal, aunque pueda tener alguna leve molestia y amoratada la zona.

Tanto la Otoplastia tradicional como la técnica de Earfold las realiza la Dra. Conchita Pinilla en Zaragoza avalada, por más de 20 años de experiencia en el campo de la Cirugía Plástica y con el mejor equipo humano a su alrededor.

Apostar por un profesional especializado y experimentado a la hora de realizarse una intervención estética, por muy pequeña que sea, es garantía de seguridad y resultados fiables.

En Zaragoza la Dra. Pinilla trabaja en los mejores centros hospitalarios como Viamed Montecanal o Quirón Salud, entre otros.