Skip to main content

¿Notas que la ropa te aprieta, la barriga está más hinchada y te notas más pesada? Puede que no sean kilos de más, sino líquidos.

En verano, las altas temperaturas, los hábitos poco saludables que adquirimos o los cambios de horario provocan alteraciones en nuestro organismo como retención de líquidos que se manifiestan, entre otras cosas, en; Sensación se pesadez, hinchazón y aumento de peso que en muchas ocasiones confundimos con aumento de grasa.

El papel de las hormonas

Las mujeres son las más propensas a sufrir retención de líquidos y no solo en verano sino todo el año. El motivo tiene mucho que ver con las hormonas que segregan regularmente como la progesterona y los estrógenos, con una alta capacidad para acumular líquidos.

¿A qué tipo de líquidos nos referimos cuando hablamos de “retención de líquidos”?

Lógicamente al agua, ya que nuestro cuerpo está compuesto de un 70% de agua. Este líquido viaja por nuestro organismo realizando funciones vitales para su perfecto funcionamiento, tanto dentro como fuera de las células.

Nuestro organismo y su complejo sistema hormonal es el encargado de mantener un volumen de agua constante, en realidad no es agua pura ya que va mezclada con otras sustancias. Cuando este sistema se desequilibra es cuando sufrimos la llamada “retención de líquidos” y nuestro organismo tiende a retener una proporción mayor de agua.

¿A mayor líquido ingerido, mayor retención?

Esta es una de las falsas creencias en torno a este trastorno. Si bebemos más agua o líquidos de la cuenta no aumentamos de peso, ni retenemos más líquidos. Si todo funciona correctamente, los riñones serán los encargados de eliminar el exceso de líquido por la orina de forma muy efectiva. Es cuando tenemos déficit de líquido cuando nuestro organismo se excede en retener.

¿Cómo identificar si estás reteniendo exceso de líquido?

Si no es una causa de mala circulación u otra patología más concreta por la que sufres retención de líquidos, notarás que estás sufriendo este trastorno si aumentas de peso poco a poco sin hacer ningún exceso, se te hinchan las piernas o los tobillos, tienes la barriga más hinchada de lo habitual o tienes poca orina al ir al baño.

Los excesos del verano nos ponen entre dos y cuatro kilos

La mala alimentación, exceso de grasas saturadas , alcohol y mala rutina son los responsables de que cada verano engordemos una media de entre dos y cuatro kilos, que si no se cogen a tiempo son realmente difíciles de quitar. Esto junto a una importante retención de líquidos debido a los mismos excesos y las altas temperaturas, hará que nuestra vuelta a la rutina sea realmente pesada.

Cuatro trucos para eliminar líquidos (siempre que no sea una causa patológica)

      1. Una alimentación rica en fibra y potasio. La dieta es uno de los pilares fundamentales no solo para eliminar el líquido que nos sobra, sino para no coger peso añadido. Aléjate de la sal, las grasas saturadas o alimentos precocinados. Toma alimentos ricos en fibra y potasio, mineral que previene la retención. Abusa de la fruta y verdura de temporada como el tomate, la sandía o el plátano y alterna tus bebidas con té verde para favorecer la eliminación de excesos.

     

      1. Hidrátate al máximo. Como hemos comentado antes, existe una falsa creencia que relaciona dejar de beber agua para evitar la retención de líquidos y precisamente logramos el efecto contrario. Es necesario mantener los niveles de hidratación óptimos para ayudar al organismo a una correcta circulación de la sangre y otros nutrientes, limpieza y eliminación de toxinas. Recuerda que las frutas y verduras contienen agua también muy sana para tu organismo.

     

      1. Muévete. Camina, nada, corre o baila, da igual el ejercicio que hagas pero muévete. El sedentarismo, junto con una mala alimentación son los dos grandes enemigos de la retención de líquidos y del aumento de peso. Si en vacaciones te has descuidado un poco, es ahora un buen momento para adquirir una rutina de ejercicio que no te llevará más de media hora al día.

     

    1. Drenaje linfático con aparatología. Para ayudar o agilizar a eliminar el exceso de líquido en el cuerpo, es necesario recurrir a un tipo muy concreto de aparatología que trata este problema de manera específica.

 

            • Presoterapia: Es el tratamiento que estimula la circulación linfática evitando al acumulación de grasas y toxinas y ayudando al propio organismo a su eliminación por la orina. Es necesario un mínimo de 5 sesiones para notar resultados.
            • Elimina y reafirma con Venus Legacy: Con la nueva tecnología de Venus Legacy lograrás resultados prácticamente inmediatos y muy efectivos gracias a la combinación de Radiofrecuencia Multipolar, puntos magnéticos y la nueva función Varipulse que crean una succión pulsada ajustable a cada tipo de piel para una mejor y profunda penetración de la energía. De esta forma, permite un drenaje linfático muy eficiente y una rápida estimulación de la circulación sanguínea. Aunque los resultados se ven desde la primera sesión, es necesario un mínimo de cinco sesiones para lograr el objetivo marcado.
          • Lpg Endermologie, respeta tu piel al 100%: El nuevo sistema de LPG Endermologie®, gracias a su estimulación mecánica, trata la piel de manera 100% natural, permitiendo estimular y reactivar el metabolismo de las células sin agentes externos, no invasivo.Es el único tratamiento corporal capaz de adaptarse a cada tipo de piel gracias a su sensor de identificación cutánea. Algo que le aporta a cada sesión una gran efectividad.

Estos tratamientos específicos para acabar con la retención de líquidos los encontrarás en la consulta de la Dra. Conchita Pinilla en Zaragoza con un plan totalmente personalizado y adaptado a las necesidades de cada paciente.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?