Skip to main content

Maternidad-cambios-cuerpoLa maternidad es una de las cosas más maravillosas que le puede pasar a una mujer, pero también es una auténtica locura por la que pasa tu cuerpo de manera natural.

Los cambios en tu cuerpo comienzan desde el primer minuto de conocer la buena noticia aunque no sean del todo visibles hasta pasados los primeros meses. Todo el organismo de la futura mamá comienza a adaptarse a la nueva situación de manera casi milagrosa. El cambio más significativo lo notarás en aumento del pecho y en el abdomen al expandirse el útero.

Esta es una etapa en la que debemos cuidarnos para que la vuelta a la normalidad, tras el parto, sea lo más rápida posible, aunque es inevitable que después nuestra figura cambie en mayor o menor medida.

 

Vernos bien para sentirnos mejor

 Querer estar bien físicamente tras ser mamá es una necesidad que tienen cada vez más mujeres, ya no es necesario conformarse y autocompadecerse con tópicos como “olvídate de volver a verte como antes” o “es el precio que hay que pagar por ser mamá”. Querer verse bien es muy importante para subir la autoestima y recuperar también el estado emocional femenino. Qué duda cabe que cuánto antes tomemos la decisión de volver a ser las mismas que antes, ganaremos tiempo, pero el tiempo que cada una se tome para dar el paso es muy personal, respetable y no afectará en el resultado final.

La experiencia de una supermáma, Cristina.

 “Cuando fui mamá por primera vez, de Claudia, me engordé 25 kg, obviamente porque comí mucho durante el embarazo, pero sin duda lo que más me cambió fue el pecho, siempre lo he tenido grandecito, pero estaba en su sitio, de hecho, mucha gente me preguntaba si eran operados. Sabía que quería ser otra vez mamá sin tardar mucho, y así fue, ya que Laia nació solo 17 meses después.

Como os digo, mi cuerpo cambió mucho después de ser madre, pero el peso no me preocupaba mucho porque sé que con ayuda médica y fuerza de voluntad todo vuelve, pero sin duda el pecho no, dejé de tener unas “tetas perfectas”, lo que para mí era una tortura. Tenía claro que quería pasar por quirófano para solucionarlo ya que me estaba afectando también a mi estado de ánimo y gracias a que tuve el apoyo de mi marido y mi familia decidí pedir información, con la suerte de que a la primera doctora que acudí fue Conchita Pinilla y me gustó tanto que ya no quise mirar más. Me dio total y absoluta confianza, tanto profesional como personalmente, he de decir que ya la conocía por su relación de amistad con mi madre.

 Estoy un poco cansada de ver cómo se idealiza tanto el embarazo como la maternidad…y cómo la depresión post- parto, por unas razones u otras, es un tema tabú. Sí, es todo precioso y volvería a vivirlo mil veces, pero no es todo tan bonito como quieren que veamos, ya que tiene sus partes “menos buenas” (al menos para mí). En el estado físico lo he notado mucho, el no sentirte bien contigo misma y eso, quieras o no, repercute en el día a día con tu bebé, tu familia y tu entorno.

Desde el día que la doctora Conchita y yo pusimos fecha a la operación, mi cabeza dió un vuelco y empecé a motivarme, me puse a dieta tomándomelo en serio porque sabía que “la pesadilla” iba a terminar. Y el 27 de febrero me operaron, fue todo genial y desde el día siguiente algo en mí había cambiado, estaba más feliz y con ganas de hacer muchas cosas. Esas ganas que había perdido, volvían. Cuando me quitaron el sujetador anatómico para curarme no me lo podía creer, tenía otra vez un pecho normal y mucho más bonito de lo que me imaginaba. Ahora ya han pasado casi dos meses y desde el hecho de poder ponerme una camiseta de mi talla hasta ya no tener ese pudor con mi marido, realmente ha cambiado mucho en mi autoestima.

Solo decir que yo resumiría todo en esta frase que le dijo mi madre a la doctora Conchita Pinilla tras la intervención: “GRACIAS POR DEVOLVERLE LA SONRISA A MI HIJA“. Desde luego no puede tener más razón mi madre y desde aquí yo también le agradezco muchísimo todo el cariño con el que me ha tratado”.

ANTES-DESPUÉS-OPERACIÓN-PECHO

  

El secreto mejor guardado de las famosas

¿A quién no le ha sorprendido alguna vez, la rápida y sorprendente recuperación física de famosas al presentar a sus bebés a la sociedad? Pocas pueden decir que lo han logrado de manera natural, aunque sí que hay algunos casos. La mayoría recurren a una de las técnicas quirúrgicas que más está creciendo en nuestro país: Mommy Makeover.

 

Recuperar la figura después de ser madre: Mommy Makeover

Se puede volver a recuperar la figura que tenías antes después de ser madre y esto se consigue con una técnica que llamamos ‘Mommy Makeover’, es una tendencia estética que llegó de Estados Unidos y que hace referencia a poder renovar el cuerpo de una mujer tras la preciosa experiencia de ser mamá y esto se realiza de manera rápida, efectiva y una sola intervención.

“Con esta intervención se consigue recuperar y mejorar físicamente el cuerpo de la mamá pero también que con ello recupere su autoestima y que vuelva a verse bien en menor tiempo. Se trata de acelerar y facilitar la recuperación natural de la maternidad, afirma la Dra. Conchita Pinilla.

 

¿En qué consiste el ‘Mommy Makeover’?

Con esta técnica se trabajan distintas zonas del cuerpo en la misma intervención, sobre todo aquellas zonas que más han sufrido tras el embarazo, el parto y la posterior lactancia.

Gracias a ella se consigue recuperar la forma y tersura de los pechos, un abdomen más plano y eliminar la grasa que se ha ganado durante el embarazo, especialmente en las zonas del   abdomen, cintura y flancos y muslos.

1.    Recuperar el pecho natural

 

  • Mastopexia o mamoplastia de aumento:La mamoplastia o elevación de mamas, consigue levantar el pecho que ha caído tras el embarazo y la lactancia. En la mayoría de los casos y tras una lactancia prolongada, el pecho se vacía y es necesario un aumento de pecho que rellene el volumen perdido en la mama. Se pueden colocar diferentes tipos de implantes o prótesis. En la actualidad además de muy naturales, son cada vez más seguras y duraderas.

Existen muchos tipos de prótesis, pero sin duda el implante de gel cohesivo de silicona es el que más ventajas ofrece frente a los demás.

  • Son las más resistentes y tienen mayor durabilidad.
  • Ofrecen mayor naturalidad al tacto y a la vista
  • Son los más más seguros porque en caso de rotura la prótesis nunca invadiría la glándula mamaría o fibras musculares.

A parte de elegir el tamaño que queremos de relleno, también se puede elegir la proyección de las mamas para que esta sea baja, media, llena o extrallena aunque lo habitual en este tipo de intervención, es querer recuperar el pecho que tenías antes de ser mamá pero mejorado

Tras la mastopexia con aumento tendremos una forma de pecho natural y armónica en forma gota o lágrima que imita a la perfección el pecho natural de la mujer mostrando la parte superior de la prótesis menos llena que la inferior.

  • Prótesis mamarias & grasa autóloga (Lipofilling)

Existe una alternativa más natural a la prótesis mamaria que se suele utilizar en estos casos. Se llama lipofilling de mama y consiste en utilizar la propia grasa del cuerpo de la paciente para colocarla en otro lugar como el pecho. En el Mommy Makeover se suele recolocar la grasa sobrante de la liposucción, pero también esta alternativa se puede combinar con unas prótesis de mama para que quede perfecta.

Esta técnica limita mucho el volumen que queremos conseguir ya que como mucho el aumento es de una talla.

  • Reducción de pecho con mastopexia (en casos como el de Cristina).

En este caso, en el que el objetivo es la reducción del tamaño del pecho, debe tomarse en consideración el cuerpo de la paciente con su contorno, pues lo que se persigue es la proporción y la armonía y que la paciente vuelva a recuperar las mamas que tenía antes de ser mamá.

El caso de Cristina

En el caso de Cristina, que ha contado antes su experiencia, ella se hizo una reducción de pecho tras dos partos. Después quiso recuperar su figura y se sometió a un tratamiento de Criolipólisis con Coolsculpting para eliminar la grasa abdominal que se le había colocado allí después de dos embarazos.Lo que más feliz nos hace al ver a Cristina, es ver su mirada cuando se ve el pecho de ahora, ver que esos preciosos ojos que tiene le sonríen de nuevo, cosa que antes no le acompañaban. Después de un embarazo, el cuerpo cambia tanto que, a veces, ni siquiera nos reconocemos y como profesionales de la estética estamos encantados de devolver la sonrisa a mujeres como Cristina”, afirma la Dra. Pinilla.

ANTES-DESPUÉS

 

2.    Eliminar la grasa localizada para siempre

 

  • Liposucción con láser (lipoláser):La liposucción consigue eliminar  el exceso de grasa localizada en zonas como el abdomen, flancos, muslos, brazos… Sin duda es la técnica definitiva tras un embarazo para reducir de modo definitivo los antiestéticos acúmulos de grasa localizada. Se realiza en quirófano mediante la aspiración de grasa por unas cánulas con una punta láser que se introduce en la piel por unas incisiones muy pequeñas y permite esculpir un contorno corporal más armónico y delgado. Tras la intervención es preciso llevar unos días una especie de faja para que la piel vuelva a su lugar. Los resultados son visibles, de manera paulatina, a las cuatro semanas.

LIPOLASER-TRATAMIENTO-CONCHITA 

  • Coolsculpting: Esta sería una opción para aquellas personas que decidieran evitar la liposucción, pero quisieran eliminar de manera definitiva la grasa localizada difícil de eliminar en abdomen, flancos o muslos tras el parto. Coolsculptig (Criolipólisis) logra eliminar las células de grasa para siempre a través de su congelación. Un sensor detecta la temperatura corporal de la zona a tratar y la ajusta hasta obtener la temperatura óptima (-7/-11º), temperatura que mantiene durante todo el tratamiento para lograr la eliminación de las células grasas. Una vez destruidas, el mismo organismo se encarga de transformarlas y eliminarlas de manera natural.

Durante las sesiones de 35 minutos por zona, la paciente únicamente siente un poco de frío en la zona, nada exagerado y muy llevadero.

Una vez tratada la zona, los resultados están garantizados de manera permanente y serán visibles a partir de la 5ª semana poco a poco. No será hasta los tres meses cuando el paciente pueda presumir de nueva figura.

Cool-tratamiento-post-embarazo

3.    Alisar la piel

La liposucción o lipoláser logra eliminar la grasa localizada, pero no trata la piel. Será con una abdominoplastia cuando logremos estirar la piel y alisar la zona. Esta técnica se aplica cuando la piel queda colgante tras una liposucción para lograr un mejor efecto, definir y esculpir bien la cintura.

No en todos los casos es necesaria una abdominoplastia. En liposucciones con muy poca grasa sobrante y personas delgadas, podemos combinarlo con un tratamiento de radiofrecuencia como Venus Legacy para recuperar la firmeza y tonicidad de la piel.

 

  • Abdominoplastia para tensar y alisar la piel: Gracias a esta intervención se logra recuperar la firmeza del abdomen, se eliminan los pliegues de la piel y se juntan los músculos rectos que se han separado con el embarazo, se corrige si hay hernia umbilical y se disminuyen las estrías. Además, en el caso de las mujeres que han dado luz a través de cesárea, también se puede aprovechar para mejorar estéticamente el aspecto de la cicatriz.

 

 

¿Cuál es el momento más apropiado para hacerse un ‘Mommy Makeover`?

El cuerpo y todos sus tejidos necesitan tiempo tras un proceso tan duro como un embarazo y un parto. El momento ideal para pasar por el quirófano sería aproximadamente un año después de haber dado luz. Durante este tiempo, el útero desciende hasta su posición natural y de esta forma podemos saber si la distensión del abdomen es normal.

Este tratamiento tenemos que pensarlo después de haber tenido todos los hijos que deseábamos, no hacerlo entre uno y otro.

Hasta ese momento te aconsejamos que hagas una vida y dieta saludable, gimnasia hipopresiva para recuperar la pared muscular abdominal y perineal y hacer tratamientos con efecto drenante y reafirmante para eliminar celulitis y recuperar la firmeza de la piel.

Si te has decidido a dar el paso y tú también quieres recuperar tu silueta tras uno, dos o partos múltiples, ponte en manos de profesionales como la Dra. Conchita Pinilla en Zaragoza.

DRA-PINILLA-EXPERTA-CIRUGÍA-ESTÉTICASi necesitas más información sobre el famoso Mommy Makeover, contacta con nosotros en el 976 901 901 – 608 315 293 y te informaremos sin compromiso.