Skip to main content

confianza uno mismo

El poder que ejerces sobre ti mismo es sobrenatural, no lo compruebas en su estado puro hasta que no pasas por alguna situación límite pero se puede apreciar en otras muchas cosas cotidianas, cosas que en nuestra consulta y en quirófano apreciamos diariamente.

Sigue siendo tú aun cuando creas que no tienes motivos

Por ejemplo, cuando una mujer le acaban de extirpar un pecho o los dos por un cáncer de mama es muy difícil estar bien emocionalmente, casi imposible. Pero afrontar la situación con valentía y de una manera positiva, sabiendo que tras una intervención quirúrgica volverá a verse como estaba antes, es importantísimo.

Más aún, es importante apoyar a estas mujeres en todo el proceso de la enfermedad para que, en los momentos más bajos, nunca dejen de ser ellas misma y se sigan mirando al espejo para comprobar que siguen siendo ellas, las mismas antes, durante y después de superar el cáncer.

La actitud como la estela de un buen perfume

Cuando una persona está mal emocionalmente será incapaz de encontrar algo positivo ni en ella misma, ni a su alrededor. Por el contrario, cuanto tú estás fuerte y positivo, irradias felicidad y eso se plasma en tu físico y en la impresión que lo demás tienen de ti. Como un buen perfume al pasar, deja estela.

Como influye es estado anímico en tu físico

El otro día en una entrevista me preguntaron si como Cirujana Plástica tenía que ejercer también de psicóloga. No es mi especialidad pero si es muy importante empatizar con el paciente. Que tenga confianza en su especialista y que se deje aconsejar por el profesional.

Una cosa es lo que él cree que le hace falta y otra muy distinta es lo que realmente necesita. No siempre van de la mano, aunque siempre intentamos que haya una sinergia especial entre profesional y paciente.

Además, es imprescindible que la persona que quiera someterse a una intervención o a un tratamiento estético tenga una actitud positiva. Los motivos son muy lógicos.

  • Para ser objetivo. Puede que no te veas bien y quieras cambiar algo de tu físico pero si psicológicamente no estás bien siempre encontrarás un defecto que arreglar que, seguramente, no está en tu cuerpo, sino en tu mente.
  • Para tener seguridad. Es cierto que cuando alguien quiere hacerse un retoque es porque no está a gusto con determinada parte de su cuerpo y lo queremos cambiar. Cuando estamos emocionalmente bien, somos capaces de diferenciar, de manera objetiva y con seguridad, ese defecto físico que no nos crea complejo.

Nuestro objetivo, tu felicidad

Tanto en la Cirugía Plástica como en la Medicina Estética tratamos de eliminar complejos, de armonizar el cuerpo, de reconstruir aquellas partes deterioradas o malformadas ya sea por una enfermedad o por el paso de tiempo, pero lo que no podemos hacer es cambiar la manera que tú tienes de quererte.

Siempre he dicho que “la belleza es mucho más difícil de explicar que la felicidad”, cada uno tienen su manera de entenderla, de expresarla y de vivirla. Una persona puede ser la más bella del mundo y aun así no verse guapa. Seguramente conocéis a más de uno, yo también.

Lucha por ser feliz y estar a gusto contigo mismo, pero siempre desde dentro hacia afuera.

En la consulta de la Dra. Conchita Pinilla en Zaragoza estamos a tu disposición para ayudarte y asesorarte en lo que necesites.