Ahora más que nunca es cuando valoramos todas esas cosas que con el frenético ritmo que llevamos a diario es imposible valorar. Parece que nos tienen que obligar para frenar en seco y así ha sido.

 

¿Y ahora qué? Son muchas las empresas (medianas, pequeñas o grandes) a las que ahora les inunda un mar de dudas e incógnitas que solo el tiempo irá descifrando. Sin duda, el panorama no pinta bien y estamos ante un escenario inédito en la historia de la democracia. Aun con todo, hay que ser positivos y saber mirar más allá de lo que alcanza la vista: La vida nos está dando una lección y tenemos que ser capaces de aprender de ella.

  • No es un encierro, es una oportunidad para disfrutar de los nuestros y de nosotros mismos
  • No es una guerra, todos estamos en el mismo bando
  • No es el fin del mundo, cuando esto acabe seremos más fuertes

Es momento de apreciar esas pequeñas cosas que el día a día no nos dejaba, de pararse y reflexionar  sobre lo que merece la pena, de darle importancia a la salud y aquellas personas, sanitarios o no, que nos cuidan diariamente para frenar el Coronavirus.

Es momento de crecer como personas y no como autómatas, de dejarse querer y apreciar esa risa o esa buena conversación entre personas.

Como sanitarios, os pedimos que estéis en casa y que disfrutéis de todo aquello que echáis en falta  a diario y por lo que tanto nos quejamos: TIEMPO.

Entre todos, saldremos adelante. Todo irá bien.

Leave a Reply