Paseo de La Independencia, 21, Principal Centro. Zaragoza
976 901 901 - 608 315 293 / L-V de 9:00 – 17:00

¿Cómo evitar el Melanoma?

El sol aunque es un recurso natural necesario e imprescindible para la vida y para nuestro organismo, representa un gran peligro si desconocemos como actuar frente a él.

Todo lo bueno del sol

Los beneficios del sol son infinitos y es bueno dejarse acariciar por él al menos unos minutos al día porque nos aporta, entre otras cosas,  Vitamina D. Una Vitamina  que tiene la peculiar característica de producirse cuando la piel tiene un precursor  como el sol. El sol genera muchos beneficios siempre y cuando sean exposiciones de no más de 5 o 10 minutos al día y con precauciones.

  • Fortalece los huesos y dientes
  • Mejora el aspecto de la piel
  • Fortalece nuestro Sistema Inmunológico
  • Equilibra el colesterol
  • Disminuye la presión arterial

¿Cuándo debemos protegernos del sol?

La respuesta es sencilla y rotunda: ¡Siempre! Y además hay que hacerlo bien y de una manera efectiva porque puede protegernos hasta en un 80% de padecer un cáncer de piel como el Melanoma. Tenemos la errónea costumbre de empezar a aplicarnos protección solar cuando llega la primavera con lo que creemos que son “los primeros rayos de sol” y es un error. ya que el resto del año también estamos expuestos a radiaciones solares muy perjudiciales para la salud. Como ejemplo diremos que que hasta el 40% de la radiación ultravioleta llega a la Tierra en un día completamente nublado como lo que el sol siempre está ahí aunque no lo veamos.

El sol, el principal causante del envejecimiento de la piel

El sol, además de ser el principal causante de un cáncer de piel, es el enemigo número uno del envejecimiento prematuro de la piel. Es cierto que la piel tiene memoria y lo que hagamos con ella a lo largo de nuestra vida, se dejará ver en forma de mancha o arruga a partir de los 30 años.

El rostro, el escote y las manos son las zonas más expuestas y más sensibles a los efectos negativos del sol en nuestra piel y es ahí donde podemos ver como una persona se ha cuidado a lo largo de su vida.

El Melanoma, cada vez más presente

Podríamos enumerar muchos motivos para no salir nunca a la calle sin una protección adecuada, pero el primero y con más peso es evitar un cáncer de piel como el Melanoma.

Se trata de tipo de cáncer de piel que año tras año aumenta  considerablemente siendo ya el 5º tumor maligno más frecuente en el hombre y el 6º en la mujer.

Cada año se diagnostican 160.000  casos de Melanoma en todo el mundo (en España 3.200 nuevos casos) y sobre todo aumenta en países desarrollados por una excesiva e inconsciente exposición solar fruto de modas muy poco saludables.

Aunque este cáncer es más frecuente en personas de entre 40 y 70 años, cada año el diagnóstico aumente hasta en un 7% entre los jóvenes de entre 25 y 29 años.

La importancia de una detección precoz

Por otro lado y gracias a la prevención, la información y la investigación, el Melanoma es uno de los tumores con mejor pronóstico y mejor curación si se detecta de manera precoz.

La regla de A-B-C–D para un diagnóstico precoz

Observarse minuciosamente la piel ante cualquier cambio que pueda presentar un lunar o una mancha sospechosa es vital para la detección a tiempo de este tipo de anomalías. ¿Cómo hacerlo por uno mismo? Observando:

  1. Asimetrías en alguno de sus bordes
  2. Bordes irregulares o superficies cambiantes
  3. Color diferente, no uniforme
  4. Diámetro superior a seis milímetros o que sea completamente distintos a los demás

Si observas cualquiera de estas irregularidades o más de una, consulta a un especialista de la piel para que sea el quien descarte cualquier problema.

¿Cómo ir bien protegido?

Hoy en día existen multitud de cremas cosméticas que presentan un amplio espectro de protección solar compatible con cualquier tipo de piel y estilo de vida. No hay excusa que valga para no ir siempre bien protegido del sol.

La protección es la base para evitar preocupaciones o males mayores y para que sea efectiva hay que tener claro la mejor forma de aplicación.

  • Además de cremas, proteger con sombreros, ropa o gafas las diferentes partes del cuerpo expuestas al sol
  • Utilizar siempre un factor alto de protección, superior al 50 FTP
  • Aplicar al menos 30 minutos antes de salir de casa
  • Asegurarnos de llegar a todas las zonas, no olvidarse de zonas tan sensibles como orejas, nariz o pies
  • Renovar la aplicación cada dos horas
  • Evitar las horas centrales del sol entre las 12h y las 16h