Paseo de La Independencia, 21, Principal Centro. Zaragoza
976 901 901 - 608 315 293 / L-V de 9:00 – 17:00

Láser de CO2

En 1964 se desarrolló el láser de CO2, y hasta ahora ha demostrado ser el láser más útil para la mayoría de especialidades médicas y quirúrgicas, entre ellas la cirugía dermatológica.

El láser de CO2 actúa vaporizando el agua intracelular, por lo que produce la destrucción capa a capa de las células con una mínima transmisión del calor a las células no afectadas y una recuperación muy rápida e indolora.

El láser es el tratamiento de elección en patologías dermatológicas benignas, superficiales, y no susceptibles de malignizar.

Estas pueden ser tratadas mediante otros medios terapéuticos clásicos (exéresis, fulguración con electrobisturí, crioterapia), pero en muchos casos el láser tiene ventajas claras en relación con ellas, ya que permite obtener mejores resultados, con menor incidencia de complicaciones (retardo de cicatrización, cicatrices hipertróficas, hiper o hipopigmentaciones), y con un menor tiempo de curación.

laser co2

Entre estas entidades se encuentran: los léntigos simples/léntigos solares, queratosis seborreicas, pequeños quistes de retención epidérmica, angioqueratomas, adenomas sebaceos, rinofima, verrugas vulgares y condilomas no sensibles a tratamientos tópicos, telangiectasias, tricoepiteliomas, siringomas y nevus epidérmicos.

En el caso de papilomas plantares extensos mejora mucho los resultados de otros tratamientos clásicos como crioterapia o electrocoagulación puesto que, al ser el postoperatorio prácticamente indoloro, permite ser mucho más agresivo.

También se utiliza el láser en lesiones precancerosas que por su extensión no pueden ser tratadas mediante extirpación quirúrgica, o sólo podrían serlo mediante un deterioro estético importante, por obtener un mejor resultado cosmético en un menor periodo de tiempo y con una incidencia mínima de complicaciones, que otros métodos tradicionales. Entre ellas se encuentran las queratosis actínicas y las leucoplasias.

Puesto que con la laservaporización no tenemos control sobre la afectación de los bordes por las células patológicas, hay que someter a los pacientes a un seguimiento clínico y hay que confirmar la sospecha diagnóstica con biopsia.

Con el láser el resultado es más predecible, más rápido y con menores efectos secundarios que el obtenido mediante las terapeúticas tradicionales.

El láser de CO2 se utiliza también para el rejuvenecimiento facial en la técnica denominada resurfacing, que consiste en la renovación de toda la piel de la cara o de una zona estética de la misma, mediante una quemadura controlada que cura en una semana aproximadamente con la desaparición de las arrugas finas y manchas de edad y un efecto tensor por renovación del colágeno dérmico que mejora la flaccidez moderada.

Mediante el resurfacing también puede conseguirse la mejoría de las cicatrices de acné deprimidas en un 60%.