Paseo de La Independencia, 21, Principal Centro. Zaragoza
976 901 901 - 608 315 293 / L-V de 9:00 – 17:00

Asimetría de mamas

asimetria-de-mamas

A quién va dirigido

  • Candidata idónea: Paciente con mamas pequeñas de forma normal, aunque la paciente que consulta por asimetría mamaria suele tener problemas complejos. Las asimetrías mamarias se caracterizan porque las dos mamas son diferentes en forma y tamaño.
  • Objetivo y resultado: El objetivo de esta intervención es igualar ambas mamas, corrigiendo tanto la forma como el tamaño.
  • Anestesia: General.
  • Duración: Variable, según la dificultad.
  • Recuperación: En 15 días puede hacerse vida normal sin hacer fuerza con los brazos. Al mes vida completamente normal.
  • Limitaciones: Tras la intervención solo queda una cicatriz, habitualmente de calidad excelente. Si las técnicas necesarias son muy diferentes en ambas mamas es posible que no respondan igual al paso de los años. El tratamiento va encaminado a conseguir que las dos mamas sean lo más parecidas posible, teniendo en cuenta que suele ser imposible dejarlas totalmente iguales.

Intervenciones personalizadas para cada paciente

En función de las necesidades de cada paciente, se realizarán las intervenciones necesarias.

Éstas pueden variar entre una persona u otra, necesitando distintos tipos de intervenciones en cada caso. Por ejemplo, puede ser necesario aumentar una de las mamas mediante un implante, o reducirla mediante una técnica de mamoplastia de reducción, o recolocarla (elevarla) mediante una mastopexia. En muchas ocasiones hay que modificar ambas mamas, aumentando la pequeña y reduciendo o recolocando la mayor.

Tratamiento del Síndrome de Poland

Existe un síndrome, el Síndrome de Poland, en el que se combina la agenesia (ausencia) del músculo pectoral mayor con asimetría mamaria por hipotrofia de la mama de ese lado (disminución de volumen de la mama) y que puede combinarse con otras malformaciones. En este caso para reconstruir la forma normal del tórax, suele realizarse una transposición del músculo gran dorsal de la espalda.

Se puede corregir la asimetría con técnicas mucho menos agresivas que la transposición muscular, como la transferencia de grasa autóloga.

Beneficios de la intervención

Además de los beneficios estéticos que se consiguen a través de esta intervención en la paciente, se consiguen una serie de beneficios psicológicos inherentes a la misma: como la mejora de la autoestima, confianza y seguridad en sí misma del o de la paciente.