Paseo de La Independencia, 21, Principal Centro. Zaragoza
976 901 901 - 608 315 293 / L-V de 9:00 – 17:00

En verano ¿Me opero?

Son muchas las personas que descartan el verano para someterse a una intervención quirúrgica de carácter estético y es una equivocación por varios motivos:

  1. No hay necesidad de pedir baja laborales
  2. Estás más relajado/a
  3. El antes y el después pasa más inadvertido

Hoy en día si hay algún peligro al realizarse una operación, os aseguramos que no depende momento que se realice, hay otros factores más determinantes como encontrar un buen profesional o llevar una vida sana.

Cualquier época del año es buena para operarse pero hay muchos mitos en torno a someterse a una intervención en época estival y la mayoría no son ciertos. Vamos a intentar aclarar algunos de ellas como que la cicatrización es más lenta, el postoperatorio es más complicado o puede haber un riesgo de infección mayor que en cualquier otra época del año.

Postoperatorio

Estos meses de verano nuestro ritmo de vida se ralentiza, no estamos sometidos a la presión de horarios, colegios, proyectos… Al poder disfrutar más de nuestro tiempo libre, si nos hemos sometido a una intervención, el postoperatorio será más completo. Además nuestro entorno también disfrutará de tiempo para dedicarlo a nosotros y a los cuidados que necesitamos, sobre todo los primeros días.

Sin levantar sospechas

Hay quien no quiere tener que dar ningún tipo de explicaciones sobre su vida personal y menos tener que contar si se ha hecho una intervención estética. Decidirse a entrar en quirófano en verano, ayudará a que esta  pase más inadvertida. No hay que pedir ningún tipo de baja laboral y es más fácil “desaparecer” sin que nadie se dé cuenta. Cuando regresemos a nuestro frenético ritmo de vida estaremos totalmente recuperados y al  haber pasado unos días sin vernos en el trabajo o con los amigos, si la operación está bien hecha, notarán una mejoría que bien puede ser fruto de lo bien que nos sienta el verano.

Reduce el dolor y la inflamación con Hiloterapia

Lejos de la creencia popular, los vendajes tras una operación ya no son vendajes incómodos y poco traspirables. Hoy en día se usan un tipo de vendas Dry  que permiten una sudoración óptima, además de ser cómodos y llevaderos. Además en las intervenciones que realiza la Dra. Conchita Pinilla se utiliza, tras la intervención, un tratamiento terapéutico isotérmico basado en  los efectos  fisiológicos del frío. Con Hilotherm está científicamente comprobado que se reduce el dolor y la inflamación del postoperatorio además de reducir la ingesta de fármacos antiinflamatorios.

Cuidado con el sol

Es cierto que en esta época del año tenemos que tener mucho cuidado con el sol, porque ya de por sí es peligroso y cualquier precaución es poca. Tras una intervención, debemos evitarlo sobre todo las primeras semanas y protegernos las cicatrices con una pantalla de protección total. Las altas temperaturas no son aconsejables para la reabsorción de la retención de líquidos y la inflamación que se produce tras una cirugía, así que es importante evitar salir de casa en las horas de calor más fuerte, como es el medio día.

Los peligros del “Turismo de Bisturí”

El año pasado se realizaron  20 millones de cirugías estéticas en el mundo, la mayoría en América. Es en esta época del año, cuando más gente se decide a viajar a otros países para someterse a una operación estética. La razón principal para hacerlo siempre es el precio, más reducido que en España. Latinoamérica es uno de los destinos preferidos para quien decide operarse en la distancia, atraídos por grandes ofertas que han visto por internet o les han “recomendado”. Ofrecen grandes y lujosos paquetes vacacionales con operación estética incluida pero ¿Cuál es el peligro? Son muchos pero destacaremos dos que nos parecen los más importantes:

  1. La duda de un buen profesional. Sin salir de España ya son muchos los médicos que, sin tener la especialidad de Cirugía Plástica Estética y Reparadora, se atreven a intervenir estéticamente a una persona. Elegir a un buen profesional es la primera tarea y la más importante antes de someterse a una intervención. En nuestro país existe un organismo llamado SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora) que vela por una medicina segura y de calidad en este ámbito. Cualquier paciente puede averiguar a través de su página web, si el profesional en el que va a confiar su cuerpo  es digno de pertenecer a ella y está capacitado y formado para realizar esa intervención. Las visitas previas al doctor antes de la intervención son muy importantes y garantizan el éxito posterior de la misma.
  2. Escaso o nulo seguimiento de la operación. Al igual que es importante el preoperatorio, es vital hacer un seguimiento posterior a la intervención. Quien viaja fuera de España para operarse cuenta con unos días concretos para hacerlo y la mayoría regresan sin tener un seguimiento básico. Si ocurriera alguna complicación (son muchos los casos), además de salud, les va a costar el doble de lo que pensaban ahorrarse.